¿A quién quieres imitar?

Cuando éramos pequeños, nos gustaba imitar a algún súper héroe, artista, etc. En la actualidad cada uno de nosotros seguimos teniendo admiración por una persona. Ya sea algún líder o alaguna persona especial. Cada uno es formado de acuerdo al modelo de quien imita. Generalmente, los modelos son los padres, especialmente el papá, a quien sus hijos aman y respeta y buscan ser como él.

Es muy común que nosotros como hijos imitemos a nuestros padres en todo, hasta en sus gestos, tono de voz, modas, costumbres e incluso en sus comidas favoritas.

En este momento, quiero hablarte de un pasaje bíblico que encontramos en 1 Corintios 11:1 el cual lee “Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo”.  Estas palabras las dijo Pablo. Cuando él dice que seamos sus imitadores como él lo es de Cristo, se refiere a que lo que Pablo busca es que los cristianos nos asemejemos a Cristo, que tengamos en otras palabras el mismo espíritu de Cristo.

No solo seamos imitadores, sino que también seamos ejemplo para los demás.

La idea de Jesús es que siendo sus imitadores, nos asemejemos a él para que nuestro padre celestial nos vea como ve a Jesús, su hijo.

Del mismo modo que un hijo imita a su padre y hasta llega a hablar como él, así nosotros debemos de vivir una vida en semejanza a la del hijo de Dios.

En la manera que nos asemejemos a Cristo, en esa misma manera seremos aceptados por Dios como sus hijos y herederos del reino. Romanos 8:17 “Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.” 1 Juan 3:2 “Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es.”

¿A quién quieres imitar? ¿A Cristo o al mundo?

By: Kevyn Chon.