Fondo de emergencia

Mantener un fondo de emergencia para situaciones inesperadas es importante, nunca se sabe por completo qué es lo que puede suceder en el día a día. Así como en la vida personal, cuando se administra un negocio también es necesario tener un “colchón”, en dado caso de que el negocio no marche según las expectativas.

¿Qué hacer para iniciar un fondo de emergencia?

A pesar de que algunas personas reconocen la importancia del ahorro, llevar el concepto a la práctica puede ser muy complicado. Por eso hoy queremos compartirte algunos consejos para crear y mantener un fondo de emergencia que te permita salir de apuros.

1—. ¿No te alcanza para ahorrar?

La pregunta de muchos al iniciar un fondo de ahorro es “¿de dónde sacaré el dinero para ahorrar si vivo de cheque a cheque?”. Aunque puede ser una reflexión razonable, no es una excusa. Lo más sencillo en esta situación es reducir gastos, éstas acciones no sólo serán benéficas a largo plazo, sino que por ahora te permitirán comenzar a crear tu fondo de emergencia a base de dinero que ya tenías y que solo debías liberar.

2—. Empieza modestamente.

Ponerse metas de ahorro elevadas y poco realistas puede ser lo contrario a beneficioso y terminar llevando a la frustración y desmotivación. Es difícil lograr que el fondo de ahorro alcance una suma que nos permita depender de él por un par de meses, puede tomar incluso años hacer un fondo de esa magnitud. Una buena idea es comenzar con un fondo pequeño que puedas crear en poco tiempo y que te pueda dar liquidez en un momento inesperado, con aportaciones modestas al principio pero constantes y que vayan en aumento.

3—. Organízate.

Ese dinero “extra” en casa puede ser una tentación. Es recomendable crear una cuenta de ahorro automático, que tome tu dinero de tu cuenta corriente y lo pongan tu fondo de emergencia cada quincena, cada mes o con la frecuencia que te parezca más conveniente. La respuesta a cómo ahorrar dinero nunca había sido tan sencilla, puedes consultar las opciones que te ofrece tu banco o incluso puedes hacerlo con un banco distinto al tuyo (no olvides consultar las tasas de interés).

Para que no te quedes sin dinero para ahorrar, procura que sea el primer “pago” que haces una vez que recibes tu ingreso. Es importante que el ahorro y el pago de tus obligaciones como créditos o préstamos personales tengan prioridad sobre los gastos, especialmente si no son gastos básicos y estrictamente necesarios para el correcto funcionamiento de tu negocio. 

Ahorrar en Cooperativa UPAcambió mi vida ¡Compruébalo!, abre tu cuenta desde Q100.00.