El evangelio no es fácil.

La mayoría, en algún punto de nuestra vida, hemos pensado que tal vez el evangelio no es lo que esperábamos. Muchas veces entramos a una iglesia, un grupo, o una congregación por las cosas que los líderes nos dicen y cuando comienzan los problemas, pensamos que ya no tiene caso y nos desalentamos rápidamente. Hoy quiero decirte que si estás pasando por ésta situación, debes recordar que el seguir a Jesús nunca es fácil, pero es una labor gloriosa.

Con frecuencia me encuentro con personas que un día estuvieron cerca de cristo y el día de hoy se encuentran lejos de él. Quizá no encontraron lo que les prometieron, tal vez no les predicaron el evangelio del Jesús crucificado y resucitado, tal vez solo se confundieron.

Pero la verdad es que Jesús no murió para que fueras millonario, aunque desea que prosperes en salud, amor y economía así como quiere que prospere tu alma.

Ni Jesús ni los apóstoles dijeron que el evangelio fuera fácil. Es más, Jesús dijo que tendríamos aflicciones. Sim embargo, tenemos la certeza de que él venció al mundo, hablamos una esperanza de vida eterna y no algo momentáneo que puede corromperse.

Si el evangelio fuera fácil, no habría comenzado con una humillación pública a un inocente, con una crucifixión, con apóstoles apedreados todo por causa del evangelio.

El que persevera hasta el fin será salvo. Jesús no está entrando y saliendo de los corazones de forma repentina. O está en tu corazón, o no lo está. Lo cierto es que Jesús te sigue esperando y lo hará hasta el último de tus días, así que, ¿qué estás esperando?

Tal vez tengas aflicciones, pero la paz en medio de la tormenta que él nos proporciona es inigualable. Quizá el evangelio no es fácil, pero lo más difícil ya lo ha hecho Jesús en una cruz.

El evangelio no es fácil, pero es glorioso.

By. Roger Guerra.