Cómo tratar una rodilla hinchada

Una rodilla puede verse hinchada debido a una lesión en los tendones, los ligamentos o el menisco. Otros problemas médicos como la artritis podrían contribuir a la hinchazón en la articulación de la rodilla. Incluso el uso excesivo puede hinchar las rodillas. La hinchazón puede ocurrir dentro de la articulación de la rodilla o en el tejido circundante, el cual las personas llaman “agua en la rodilla”. Después de diagnosticarte una rodilla hinchada, podrás probar algunos remedios. Si tu rodilla permanece hinchada o adolorida, debes acudir a un profesional de la salud para recibir consejos y tratamiento.

 

  • Compara tu rodilla afectada con la otra. Busca si hay hinchazón alrededor de la rótula o alrededor de los costados de la rodilla.

Si tu rodilla afectada está más roja y más caliente al tacto que la otra rodilla, acude al doctor.

 

  • Dobla y estira tu pierna. Si sientes molestia cuando mueves tu pierna, podrías tener algún nivel de lesión que necesita tratamiento. Es posible que sientas dicha molestia como dolor o rigidez. Lo más probable es que la rigidez se deba al líquido en tu rodilla.

 

  • Prueba caminar apoyándote en esa pierna. Podría ser doloroso hacerlo con una pierna lesionada. Trata de poner tu peso en dicha pierna y camina.
  • Acude a tu doctor. Aunque puedes diagnosticar la hinchazón en tu rodilla, no puedes saber la causa exacta de la hinchazón. Es mejor consultar con tu doctor si la hinchazón persiste, es dolorosa o no desaparece en un par de días.

Algunas posibles condiciones que provocan hinchazón en la rodilla, son: una lesión como un desgarro de ligamento o de cartílago; irritación por esforzar mucho la rodilla; osteoporosis; artritis reumatoide; gota; infección; u otras condiciones.

 

Aleve es efectivo contra el fuerte dolor de cuerpo y articulaciones.