LA SATISFACCION DE SERVIR

¿Para ti que es un verdadero servicio? Creo que cada uno de nosotros tenemos conceptos diferentes para responder esta pregunta, investigando en varios sitios de internet me encontré con los siguientes conceptos:

 

  • Trabajo, especialmente cuando se hace para otra persona.
  • Favor o beneficio que se le hace a una persona.
  • Servicio social

 

La satisfacción de servir depende de cómo nosotros tengamos esa disposición para poder servir a los demás, regularmente es muy difícil tomar la iniciativa y decir “yo lo haré”, aunque no dudamos en que hay personas que sin necesidad de que se les diga lo hacen de la mejor manera. Ahora bien cuando hablamos del servicio no tenemos que ver puestos o posiciones, mucho menos ver si nos conviene o no, o peor aún que voy a recibir a cambio.

 

Un claro ejemplo del servicio lo podemos ver en Mateo 20:28 “como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos” un pasaje que nos confronta a poder servir y no a ser servidos, ¿cuantos de nosotros estamos dispuesto a poder poner en practica este pasaje?

 

Sirvamos sin importar el puesto o titulo que tengamos. Muchas veces no nos gusta servir por el que dirán o el que pensaran si me ven haciendo eso por el título o posición que tengo, aclaro que no dudados en que hay personas que si sirven sin importar eso, un claro ejemplo lo podemos ver en Juan 13:12-17

 

Así que, después que les hubo lavado los pies, tomó su manto, volvió a la mesa, y les dijo: ¿Sabéis lo que os he hecho? Vosotros me llamáis Maestro, y Señor; y decís bien, porque lo soy. Pues si yo, el Señor y el Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavaros los pies los unos a los otros. Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis. De cierto, de cierto os digo: El siervo no es mayor que su señor, ni el enviado es mayor que el que le envió. 17 Si sabéis estas cosas, bienaventurados seréis si las hiciereis.

 

Él sabía que era el Señor y Maestro de sus discípulos no le importo lavarle los pies, ahora bien porque nosotros siendo simples mortales nos dan pena servir o nos tienen que rogar o decir para poder servir.

 

“Si sabéis estas cosas, bienaventurados seréis si las hiciereis” (Juan 13:17) ¿Quieres ser bienaventurado? no dudes en servir y hacer el bien hacia los demás, no importando la posición o nivel que tengas, solo sirve de corazón y experimenta la satisfacción de servir.

 

By. Kevin Chon