Cerrando Ciclos

Situaciones, momentos, personas y relaciones a las que tenemos que poner un fin y continuar con nuestras vidas y aunque así lo establezca la otra parte y hasta nosotros mismos, hay algo muy dentro de nuestro ser que no lo permite o desea, pero que realmente tenemos que evitar. Tenemos cierto apego y nuestra mente y corazón está atrapados.

 

No precisamente se trata de olvidar, sino de descubrir el cambio y aceptarlo para seguir con nuestra vida; crecer y avanzar. Recordar sin necesidad.

 

“Agradecer por lo que fue y no sufrir por lo que no es”.

 

Algo que nos volvió más fuertes y ayudó a crecer. No se trata de evadir, sino de cerrar ese ciclo.

 

Sun Yuan, una psicóloga influyente, nos comparte 6 consejos nos ayudarán a sanar esas heridas del corazón porque alguien o algo ya no está en nuestras vidas y es momento de decirle un adiós para siempre.

 

  • Recordar: es la mejor forma de olvidar.

 

  • Perdonémonos: y reconozcamos nuestros aciertos.

 

  • Perdonemos: aunque nunca llegue una disculpa.

 

  • Rindámonos: no nos agobiemos, dejémoslo ir (el problema, la situación, el lugar, la persona)

 

  • Aceptemos: no cambiemos lo que está fuera de nuestro control.

 

  • Desprendámonos: a veces se gana más cuando se pierde.

Sé que todo lo anterior puede sonar fácil y realmente no lo es. En algunas personas es más fácil y en otras solo es cuestión de tiempo. Aunque verdaderamente el tiempo no es el que sana nuestros corazón, sino que es Dios, pero hace de una manera profunda y permanente cuando le permitimos y entregamos nuestras heridas y le pedimos por un corazón nuevo. Por lo mismo, a esos consejos le agregaría: Busca a Dios, cuéntale lo que sientes y pídele que lo cambie por alegría.

Comprendamos que algunas personas solamente hacen viajes en nuestras vidas para bendecirnos en su momento o para enseñarnos, y que así mismo, otras se quedan para siempre. Aprendamos que no siempre estaremos en los mismos lugares y que algunas puertas no estarán abiertas siempre.

 

“Aunque en el momento pueda ser algo malo, negativo o difícil, en el futuro siempre llegaran mejores anécdotas y personas.”