Dios nos llama a orar – Stephanie Calvinisti –

Lucas 11:13 “Pues si ustedes, aun siendo malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más el Padre celestial dará el Espíritu Santo a quienes se lo pidan!”

Uno de los planes maravillosos de Dios para nuestras vidas es que podamos ejercer influencia no solo en nuestro entorno, sino que también en nuestro país y a nivel mundial, y no me refiero precisamente a que vayamos a todas partes del mundo físicamente, pero si podemos hacerlo de la mejor manera: orando.

¿Por qué o cómo orar?

1.) Orando podemos acompañar a cualquier persona, hasta lo más remoto de la tierra.
2.) Al orar nos es posible contribuir al ministerio de cualquier siervo de Dios, pastor, cantante, músico, evangelista, etc.
3.) Orando podemos tomar en nuestros brazos a una persona que sufre.
4.) Orando podemos ser un instrumento muy útil de Dios para poder brindar amor y declarar sanidad.
5.) La oración es el medio más efectivo que los hijos de Dios podemos tener para preparar el camino de Dios para lo que Él desea hacer en nuestras vidas.
6.) No necesitamos orar todo el día todos los días. Solamente necesitamos darle la prioridad en nuestra vida a la comunicación con Dios.

Dios ha creado personas completamente comunes y corrientes para que puedan ser intercesores de mucha influencia para la salvación, sanidad y formación de las personas. Dios ha dejado a nuestras vidas un gran legado por medio de la oración.

Que la oración no sea algo negociable en nuestra vida, sino que simplemente sea algo que anhele salir de nuestro corazón, algo espontáneo que ayude a Dios a hacer grandes cosas no solo en nuestras vidas, sino que en las vidas de todas las personas.

 

By. Stephanie Calvinisti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *