Cómo detener una “hemorragia” de dinero en tu negocio

El camino más corto a obtener ganancias es vigilar tus gastos con tanto cuidado como a tus nuevos clientes.

 

Sin lugar a dudas, el efectivo es la sangre de tu negocio. Cuando tiene una “hemorragia de dinero” es porque se encuentra en condición crítica.  Puedes prevenir esto al vigilar estas 12 señales de peligro para detener el “sangrado” antes de que sea demasiado tarde.

  1. No estás vigilando tus gastos

Que este punto no te dé pena. Hay más negocios de los que crees que no cuidan gastos como renta, nómina o inventario. Sin embargo, esto es un gran problema para muchos emprendedores porque no saben cuánto ganan y cuánto gastan. En otras palabras, si gastas más de lo que tu negocio ingresa, te estás encaminando a un desastre financiero.

Cómo detener el sangrado

Reúne los registros de tus gastos en los últimos seis meses y fija un presupuesto por categoría que puedas seguir. Esto te ayudará a saber cuánto pierdes cada mes y en qué áreas puedes cortar “la grasita” para mejorar tu estado financiero.

  1. No sabes manejar tus impuestos

Hablando de gastos, una de las partes más importantes de tu negocio es la concerniente a los impuestos. Si no puedes pagar la nómina y se te dificulta calcular tus contribuciones, ¡cuidado! Esto quiere decir que no estás teniendo un flujo de efectivo saludable. Además, un mal manejo de los impuestos puede darte mayores dolores de cabeza con Hacienda si no los manejas a tiempo.

Cómo detener el sangrado

Cuando se habla de impuestos, tu mejor arma es la preparación. Fija las fechas importantes de tu negocio, establece días de revisión de contabilidad y trabaja de cerca con tu contador para ver que tu empresa esté cumpliendo con el SAT en tiempo y forma. Y si vas empezando y no sabes manejar tus impuestos, ¡consigue un contador ya!

  1. Te estás ahogando en deudas de la tarjeta de crédito

No te engañes. Nunca es bueno deber en la tarjeta. Los intereses suelen ser altos y no te ayudan a construir un patrimonio. Sin embargo, esto no significa que no debas tener una tarjeta de crédito de negocios a la mano. En algunos escenarios, pagar con plásticos te puede dar recompensas o puede servir como una buena manera de salir de un apuro DE CORTO PLAZO.  Pero si te estás ahogando en deudas por usar la tarjeta de manera inadecuada, es porque estás gastando una fortuna pagando intereses. Y ese es dinero que pudiste inyectar en el futuro de tu negocio.

Cómo detener el sangrado

Pagar tu tarjeta debe ser tu prioridad. Puedes empezar depositando más que el pago mínimo cada mes. Para una deuda más seria, deberás tener un compromiso mayor, crear un presupuesto, renegociar el pago y enseñarte a no usar el plástico.

Ahorrar en Cooperativa UPA, cambió mi vida ¡Compruébalo!, abre tu cuenta desde Q100.00